«

»

mar 28 2019

CONECTANDO CIENCIA CON PERSONAS. Alberto López-Asenjo

  • La estrategia de crecimiento azul, una oportunidad para Gijón. 

LA NUEVA ESPAÑA |  La economía azul abarca sectores como la pesca y la acuicultura, el transporte marítimo, el manejo y almacenamiento de carga, construcción naval, el turismo costero y recreativo, la extracción de petróleo y gas, o la generación de energías renovables como la eólica en alta mar o la energía mareomotriz.

En la UE, cerca del 40% de las personas vive en zonas costeras y el desarrollo de estas actividades en su plenitud durante los próximos años, supone un enorme potencial para la creación de empleo y el crecimiento económico. De hecho, durante mi etapa en la Secretaría General de Pesca desarrollamos la estrategia de crecimiento azul para el sector de la pesca y de la acuicultura y mi propósito es que la economía azul sea un referente económico en Gijón.

El pasado 19 de marzo, tuve la oportunidad de asistir en Bruselas a una conferencia sobre el futuro de los océanos y charlar con el Presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani y el Comisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, donde coincidimos en los horizontes y perspectivas que se abren. En palabras del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Junckers, hay que pensar en grande para afrontar desafíos de esta envergadura.

Además de reguladores del clima o como fuente  de alimento y salud, los océanos constituyen un motor de crecimiento económico. Con una facturación de 566.000 millones de euros, el sector vinculado a la economía azul genera 174 millones de euros de valor agregado y crea puestos de trabajo para casi 3,5 millones de personas. España es la segunda mayor economía azul de Europa, por detrás de Reino Unido.

Gijón no puede quedarse atrás en el crecimiento azul. Esta ciudad ha vivido mucho tiempo de espaldas al mar, y es el momento de desarrollar todo su potencial. Las administraciones locales, regionales y nacionales, deben acompañar el emprendimiento de nuestros jóvenes en los sectores de la economía azul.

 Debemos desarrollar políticas de empleo para las nuevas generaciones, trabajando elementos de formación y capacitación dual, creando empleos de calidad y trabajando en inglés para poder asentar la milla del conocimiento.

2030 es un año fundamental. La Agenda 2030 tiene en su objetivo de desarrollo sostenible número 14 conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible. El cumplimiento de este objetivo requiere la reducción de la contaminación marina, la protección de los ecosistemas o el aumento de los conocimientos científicos, desarrollando la capacidad de investigación y  la transferencia de tecnología.

Como me refiero en el título de mi artículo, debemos conectar ciencia con personas. La economía azul y la Estrategia 2030 nos proporcionan una serie de retos que debemos aprovechar. Por ejemplo, como sectores innovadores generadores de empleo podemos señalar la biotecnología en productos químicos o farmacéuticos o la acuicultura en alta mar.

Tenemos los medios, tenemos gente joven con ganas de innovar. Sólo nos falta un catalizador que apoye esta “reacción” donde el Ayuntamiento de Gijón puede jugar un importante papel y donde me comprometo a desarrollar un futuro Gijón Azul.