«

»

oct 18

El PP asegura que la Renta Social ha sido una “tomadura de pelo” para los gijoneses que más la necesitaban

cof

  • Apuestan por unificar y reforzar las ayudas de emergencia.
  • El presidente del PP subraya que el objetivo de “no dejar a nadie atrás se frustra cuando se llega mal y tarde”.
  • El portavoz del PP indica que Moriyón ha hecho un “ridículo soberano con esta experiencia piloto que fue una mala idea de Podemos y una mala política de Foro”.

OFICINA DE COMUNICACIÓN.- El PP ha subrayado hoy que el tiempo ha demostrado que la Renta Social Municipal que Xixón Sí Puede arrancó al Gobierno de Foro ha sido una “tomadura de pelo” para todos los gijoneses y, especialmente, para los que más lo necesitan.
En rueda de prensa, el presidente del PP de Gijón, Mariano Marín, el portavoz municipal del PP, Pablo González y el representante del PP en la Fundación Municipal de Servicios Sociales (FMSS), Rodrigo Pintueles, han reclamado el fin de estas ayudas y la unificación y refuerzo de las ayudas de emergencia como alternativa para los casos de mayor vulnerabilidad.González ha comenzado su intervención señalando que estas ayudas fueron “una mala idea de Podemos y una mala política de Foro” porque a su juicio no cumplen con los criterios que debe respetar toda política de servicios sociales: los requisitos no son claros, se trata de un proyecto piloto sin continuidad temporal, no están protegidas de los vaivenes presupuestarios y resultan poco creíbles a tenor de las dudas que genera, por ejemplo, el listado de los productos incluidos.El portavoz criticó que se haya utilizado al comercio minorista “como rehén” confundiendo una medida social con un plan de apoyo al comercio.Así, apostó por unificar y reforzar las ayudas de emergencia hasta que supongan el cien por cien del Iprem, que tengan un carácter puntual y que supongan una contraprestación por parte de los beneficiarios.
Retraso en las convocatorias
El representante del PP en la FMSS explicó que tercera convocatoria de la renta social, que se someterá a la Junta Rectora mañana viernes, llega con retraso “lo que no nos extraña porque apurar los plazos al límite es ya una constante en el funcionamiento de la Fundación”.
En este sentido, Pintueles añadió que se había anunciado que se haría en julio y se completaría con una cuarta convocatoria para finales de año, “pero todo apunta a que no va a ser así y que el ejercicio 2018, marcará probablemente el principio del fin de esta línea de ayudas” lo que no garantiza la cobertura de aquellos que puedan tener derecho a la misma, ni tampoco de quienes ya la hubieran percibido.
Subrayó que en paralelo a la falta de recursos para esta medida, se ha percibido un notable incremento en el número de solicitudes de ayudas de emergencia pasando de las 172 solicitudes en todo 2017 a las 403 hasta julio, por un importe de más de 692.000 euros, que puede responder a responder a otra nueva demora en la tramitación del salario social.
Así, incidió en apostar por las ayudas de emergencia para costear “vales de alimentos, necesidades de habitabilidad y equipamiento básico de la vivienda, de alojamientos temporales, sufragar deudas de alquiler, gastos de luz, de gas, de comunidad o hasta de servicios funerarios básicos, por poner algunos ejemplos”.
Incapacidad de gestión de Moriyón
Mariano Marín, por su parte, denunció que el objetivo “de que nadie se quede atrás se frustra cuando se llega tarde y mal como ha hecho el equipo de gobierno”.
En este sentido, indicó que se llega tarde “porque estamos a mediados de octubre, lo que implica que la ayudas no se recibirán en el momento en que realmente los gijoneses las necesitan” y mal porque “se ha diluido convirtiéndose en un programa más de los que gestiona la FMSS, y además su función social se ha desnaturalizado de tal manera que casi se parece más a un plan local de comercio”.
Como conclusión, aseguró que este es un ejemplo más de la incapacidad de gestión de Foro “que no sólo se ha manifestado en el ámbito social, sino que la ha contagiado a otras áreas; porque Carmen Moriyón tiene el dudoso honor de marcharse del Ayuntamiento habiendo dejado a los gijoneses sin ayudas a la rehabilitación de fachadas, y lo mismo ha hecho con las ayudas a los alquileres, que las ha dejado paralizadas”.
“Esta es la gestión de Carmen Moriyón en Gijón, que pretende trasladar al resto de Asturias”, sentenció Marín.