«

»

jul 12

El PP denuncia la pasividad del Gobierno de Foro ante los problemas de convivencia en El Coto

sdr

  • El presidente del PP, Mariano Marín, exige que el Ayuntamiento tome medidas “serias y eficaces” y no ponga “parches que además perjudican a los vecinos”, como eliminar la marquesina del autobús.
  •  Los vecinos, con los que se han reunido el presidente, se quejan de los problemas de seguridad y limpieza que provocan algunos usuarios del centro Milsoles.

OFICINA DE COMUNICACIÓN.- El presidente del Partido Popular de Gijón, Mariano Marín, ha denunciado esta mañana la pasividad del Gobierno presidido por Carmen Moriyón ante los problemas de convivencia que se están viviendo en El Coto.
Marín, que esta mañana ha visitado el barrio en compañía de los concejales Sofía Cosmen y Manuel del Castillo y del presidente de Nuevas Generaciones de Gijón, Carlos Álvarez, ha podido conocer de primera mano la opinión de un grupo de vecinos que ha recogido más de 1.200 firmas para exigir la paralización de la ampliación del centro Milsoles y la asunción, por parte del Ayuntamiento, de medidas encaminadas a reconducir la actual situación de crispación en El Coto.
Tras visitar distintos comercios y establecimientos hosteleros de la zona, el presidente popular ha señalado que el Ayuntamiento de Gijón debe intervenir y tomar medidas “serias y eficaces”. En este sentido, ha criticado duramente que el Ejecutivo local haya optado por retirar los bancos de la plaza cercana al centro y la marquesina del autobús ubicada en las inmediaciones, como únicas soluciones al problema provocando además con ello, “un perjuicio para los vecinos”.
“Esa parada de autobús es utilizada por niños con problemas de movilidad que cogen ahí su transporte para acudir a un centro especial. A partir de ahora, esos menores tendrán que esperar a pleno sol o bajo la lluvia por el autobús”, explicó Marín.
Las quejas expresadas por los vecinos se refieren a los problemas de inseguridad ciudadana que genera diariamente un grupo de usuarios del centro con problemas de drogas y alcoholismo, deterioro mental y que pone en peligro a los residentes del barrio entre los que se encuentran mayores y niños. “Una vecina me ha contado que encontró en los baños de su local a un joven desnudo inyectándose drogas; otra que recibe insultos a diario y hasta tenemos el caso una abuela que no puede recibir a sus nietos en casa porque a los niños les da miedo cruzar la plaza por temor a estas personas y a sus perros, algunos de raza peligrosa que están sin bozal”, añadió el popular. “Es insostenible y desde el PP trabajaremos para poner fin a esta situación”, aseguró Marín.
Asimismo, los vecinos denuncian que se produce menudeo de drogas a plena luz del día, hay peleas frecuentes, además de que estos usuarios generan mucha basura y suciedad por el consumo de bebidas alcohólicas, haciendo incluso necesidades fisiológicas en la parte situada enfrente del centro, etc.
“Algunos empresarios temen que sus negocios se resientan por esta problemática y nos han pedido ayuda porque el PP ha sido el único que les ha escuchado”, señala.
“Desde el PP no estamos en contra de la labor que desarrolla la Fundación Siloé en este centro, pero exigimos al Ayuntamiento que deje de mirar hacia otro lado con este asunto, que dé voz a los vecinos; que no son 5 o 6, sino más de un millar y garantice la convivencia en el barrio intensificando la seguridad y la limpieza en el mismo”, sentenció Marín.