«

»

oct 11 2017

UNA CRI­SIS, UNA OPOR­TU­NI­DAD. Pablo González

EL COMERCIO |  Des­de las pri­me­ras elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, en mar­zo de 1980, y du­ran­te las dos dé­ca­das pos­te­rio­res, las re­la­cio­nes en­tre Ca­ta­lu­ña y el con­jun­to del Es­ta­do, fue­ron en la prác­ti­ca, las re­la­cio­nes en­tre Jor­di Pu­jol, CIU y los su­ce­si­vos go­bier­nos de Fe­li­pe Gon­zá­lez o Jo­sé Ma­ría Az­nar. Es­te equi­li­brio se ar­ti­cu­la­ba en torno a un pac­to no es­cri­to por el cual el Es­ta­do iba pro­gre­si­va­men­te ce­dien­do com­pe­ten­cias en Ca­ta­lu­ña y re­nun­cia­ba a in­mis­cuir­se en la po­lí­ti­ca au­to­nó­mi­ca, es de­cir, en la prác­ti­ca se re­ti­ra­ba del día a día de los ca­ta­la­nes, y a cam­bio, CIU, apro­ve­chán­do­se de nues­tro sis­te­ma elec­to­ral, ga­ran­ti­za­ba en el Con­gre­so de los Dipu­tados la go­ber­na­bi­li­dad del Es­ta­do. En es­te re­par­to de fun­cio­nes só­lo ha­bía una con­di­ción, CIU no de­bía lle­var a de­ba­te la cues­tión de la in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na, y des­de su ‘sin­gu­la­ri­dad’ pro­mul­ga­ría la mo­de­ra­ción, la bús­que­da de la cen­tra­li­dad y el com­pro­mi­so con la ver­te­bra­ción de Es­pa­ña.

Lo cier­to es que apa­ren­te­men­te fun­cio­nó bien, pe­ro só­lo apa­ren­te­men­te, por­que de puer­tas ha­cia aden­tro, el pau­la­tino re­plie­gue del Es­ta­do fue apro­ve­cha­do por to­dos los go­bier­nos de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra ini­ciar, ca­da vez con ma­yor ce­le­ri­dad, un pro­ce­so de ‘con­cien­cia­ción na­cio­nal’, que se fue acen­tuan­do con el pa­so de los años y creó un fic­ti­cio pro­ble­ma iden­ti­ta­rio. Un per­ver­so do­ble jue­go.

Así, me­diá­ti­ca­men­te, se pu­so en va­lor el idio­ma ca­ta­lán, no co­mo com­ple­men­ta­rio al cas­te­llano, sino a cos­ta de él, se pro­cu­ró de­nos­tar sím­bo­los y tra­di­cio­nes co­mu­nes, la His­to­ria fue ter­gi­ver­sa­da sin ta­pu­jos, he­chos co­mo la Re­vuel­ta dels Se­ga­dors, el Si­tio de Bar­ce­lo­na du­ran­te la Gue­rra de Su­ce­sión, el bom­bar­deo de Bar­ce­lo­na a car­go de Es­par­te­ro en 1842 o la pro­pia Gue­rra Ci­vil ter­mi­na­ron por ser re­in­ter­pre­ta­dos co­mo di­fe­ren­tes epi­so­dios de un mis­mo con­flic­to, el de Es­pa­ña con­tra Ca­ta­lu­ña. La po­lí­ti­ca ca­ta­la­na pa­só a or­bi­tar en torno a los su­pues­tos agra­vios de un en­te gris y ca­du­co, vul­gar­men­te de­no­mi­na­do co­mo ‘Ma­drid’.

Ob­via­men­te, los par­ti­dos po­lí­ti­cos, en la me­di­da en que as­pi­ran a re­ca­bar el apo­yo de unos ciu­da­da­nos ca­da vez más ma­ni­pu­la­dos, fue­ron a su vez aban­do­nan­do el con­sen­so y se con­for­mó una nue­va reali­dad so­cial don­de se abrían pa­so po­si­cio­nes ra­di­ca­les y rup­tu­ris­tas: la an­ti­gua Con­ver­gen­cia, ju­di­cial­men­te ase­dia­da, vol­ca­da con el ‘pro­ces’, po­nien­do to­dos los re­cur­sos de la Ge­ne­ra­li­tat al ser­vi­cio del mis­mo, el PSC, en la me­di­da en que no po­día se­guir el pa­so, des­bor­da­do por una Es­que­rra ra­di­cal, só­lo so­bre­pa­sa­da por las te­sis ex­tre­mis­tas y re­vo­lu­cio­na­rias de la CUP.

El Go­bierno de la na­ción se en­fren­ta a un es­ce­na­rio sin pre­ce­den­tes, con una par­te muy im­por­tan­te de la so­cie­dad ca­ta­la­na adoc­tri­na­da en la in­de­pen­den­cia, en el odio a Es­pa­ña, y con un pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat que –al mar­gen de su re­sul­ta­do–, li­de­ra un gol­pe de Es­ta­do de li­bro.

En es­te pun­to, de con­su­mar­se la fe­lo­nía, ne­ce­sa­ria­men­te se im­pon­drán me­di­das pa­ra res­ta­ble­cer el or­den cons­ti­tu­cio­nal en Ca­ta­lu­ña, pe­ro el pro­ble­ma ha de afron­tar­se en to­da su ex­ten­sión, Es­pa­ña ha de re­gre­sar a Ca­ta­lu­ña pa­ra que­dar­se, no po­de­mos con­for­mar­nos en la me­ra vuel­ta a una ‘nor­ma­li­dad’ ins­ti­tu­cio­nal que no era tal.

Los par­ti­dos na­cio­na­les han de cam­biar el dis­cur­so mo­no­lí­ti­co im­pe­ran­te, han de pro­po­ner, ilu­sio­nar y con­ven­cer a los ca­ta­la­nes de lo ab­sur­do de rom­per si­glos de pro­yec­to en co­mún, han de creer­se que nues­tra fuer­za re­si­de siem­pre en su­mar. La te­le­vi­sión pú­bli­ca ca­ta­la­na ha de vol­ver a ser de to­dos, se ha de po­ner co­to de una vez por to­das al adoc­tri­na­mien­to en la en­se­ñan­za y han de pe­na­li­zar­se las ac­ti­tu­des sec­ta­rias y ex­clu­yen­tes.

Pe­ro so­bre to­do no hay que lle­var­se a en­ga­ño, el que la en­ten­te se­pa­ra­tis­ta no lo­gre su ob­je­ti­vo a cor­to pla­zo no sig­ni­fi­ca que no vuel­van a in­ten­tar­lo. Hay que pen­sar, y por tan­to ac­tuar, a una ge­ne­ra­ción vis­ta. Con­tem­po­ri­zar con de­lin­cuen­tes no da­rá re­sul­ta­do, no es una op­ción, úni­ca­men­te, y pa­ra­fra­sean­do a Grou­cho Marx, nos con­du­ci­ría ‘de vic­to­ria en vic­to­ria, has­ta la de­rro­ta fi­nal’. Y es­ta ya se­ría irre­ver­si­ble.

17-10-11 Art PG - Cataluña