«

»

may 07 2017

LAS TRES “IES” DE LAS AYUDAS ENERGÉTICAS. Mariano Marín

(LA NUEVA ESPAÑA) Si en algo hemos estado de acuerdo los seis grupos municipales desde que echara a andar la actual Corporación es que la política tiene que estar al servicio de aquellos que peor lo están pasando. La política social, combatir la pobreza y la precariedad, ha sido y es una de las prioridades en la agenda de este mandato. Coincidimos, todos, en que no debemos dejar atrás a quienes peor suerte han tenido en esta crisis y en que tenemos que dar respuesta y soluciones concretas a aquellas personas que más necesidades tienen.

Fruto de este consenso, nace el plan de choque contra la pobreza pactado los seis grupos municipales y en el que se enmarcan, entre otras prestaciones, las ayudas para la pobreza energética. Pues bien, esta semana hemos conocido que de las 2.427 ayudas de este tipo concedidas sólo se han abonado alrededor de un 30%, de manera que el Ayuntamiento tiene aún pendiente su pago a 1.689 beneficiarios. Estamos hablando de una prestación social que se articula en un pago único de 350 euros que tiene por objeto financiar el gasto de suministro de energía eléctrica y gas de la vivienda habitual. Si hacemos las cuentas nos encontramos con que 591.000 euros que debían haber servido a las familias gijonesas más necesitadas para poder encender la calefacción en los meses más crudos del invierno se han quedado en las arcas de la Fundación.

No cabe duda que estamos ante un nuevo y escandaloso fracaso de la concejal de Servicios Sociales. La forista Eva Illán ha vuelta a demostrar, una vez más, su absoluta incapacidad para atajar las carencias y deficiencias detectadas en la Fundación y se refugia permanentemente en excusas que suenan a broma de mal gusto.

Y es que todos los agentes implicados coinciden en que es necesario acometer cambios de calado, porque la realidad es que nuestro ayuntamiento sigue instalado en la actitud del “vuelva usted mañana” y es incapaz de actuar con rapidez. Es vergonzoso que siga existiendo un remanente de tesorería, que sean incapaces de ejecutar la totalidad del presupuesto previsto y que al final del año tengamos un dinero en la caja cuando aún existen familias gijonesas que carecen de lo más esencial y han agotado todos sus recursos.

Siento decirlo, pero los servicios sociales actuales son ineficientes, insuficientes e insensibles, y no parece que esto vaya a cambiar con Moriyón al frente.

 Mariano Marín

Presidente del Partido Popular de Gijón

17-05-07 art MM - servicios sociales